Circuitos por Europa, Canadá, USA, China, Oriente Medio y Cruceros Fluviales - Panavision Tours

Vuelta al mundo

Vuelta al mundo

¿Creías que los grandes viajes eran un invento reciente? Nada más lejos de la realidad: dejando al margen las proezas de aventureros como el legendario Marco Polo o el intrépido navegante chino Zheng He, lo cierto es que infinidad de personas anónimas llevan imitándolos desde el siglo XVIII. Fue en esa fecha cuando se puso de moda entre los jóvenes de las familias inglesas más adineradas el Grand Tour, un intenso circuito por Europa de varios meses de duración. Ahora bien: ¿te atreverías a emular a estos viajeros pioneros con una trepidante vuelta al mundo?

En Panavisión, te invitamos a que te pongas en la piel de Phileas Fogg, el archiconocido personaje de Julio Verne que se atrevió a dar una vuelta completa al globo en tan sólo 80 días. Eso sí: a diferencia del acaudalado londinense, tú dispondrás de los mejores viajes organizados para que los combines como quieras.

A continuación, te detallamos una fantástica propuesta para que organices esta experiencia única a tu aire. ¡Tú eliges qué regiones quieres explorar! Sólo tendrás que preocuparte de elegir los países que desees conocer y tener tu pasaporte a punto. Del resto, nos encargamos nosotros.

Viajes a Roma y un crucero por las islas griegas para empezar

Si sales desde España, nada mejor que recorrer el lugar en el que empezó a forjarse nuestra lengua: el Bel Paese. Con nuestros circuitos por Italia, podrás recorrer las ciudades más fascinantes del país transalpino. Entre sus principales reclamos, cabe referirse a la fotogénica Venecia, meca por antonomasia de las escapadas románticas; la monumental Florencia, crisol de la arquitectura renacentista; la evocadora Siena, una de las ciudades medievales más espectaculares de Europa; la bahía de Nápoles y el majestuoso Vesubio y, por supuesto, la esplendorosa Roma, la Ciudad Eterna.

Capital de la cristiandad y del mundo antiguo —a comienzos de nuestra era, albergaba la friolera de un millón de personas—, esta urbe te fascinará por sus increíbles monumentos, entre los que descuellan el Coliseo, el Panteón de Agripa, las ruinas del Foro, el castillo de San Ángelo o las termas de Caracalla. Todo ello sin olvidar los incontables tesoros del Vaticano, con los frescos de la Capilla Sixtina como punta de lanza.

Tras conocer el legado de los antiguos etruscos, llega el momento de visitar la cuna de la civilización occidental: la impactante Grecia. Viajando con uno de nuestros cruceros por las islas griegas, sucumbirás a la belleza de lugares como Santorini, Mikonos o Creta, donde surgió la cultura micénica y minoica. Incluso, podrás recalar en Atenas, cuya Acrópolis te dejará sin palabras.

Un inolvidable viaje por Asia

Para despedirse de Europa, nada mejor que detenerse en la única ciudad el mundo que bascula entre dos continentes y dos culturas: Estambul, capital del antiguo Imperio otomano. Con nuestros circuitos por Turquía, podrás conocer sus espectaculares alicientes, como Santa Sofía, la mezquita Azul o la torre Gálata. Además, también recorrerás enclaves tan mágicos como las ruinas de Éfeso, las piscinas naturales de Pamukkale o la increíble Capadocia, cuyas ciudades subterráneas y construcciones trogloditas te cautivarán.

Ya en Oriente Próximo, te invitamos a seguir familiarizándote con el mundo árabe recorriendo Egipto, depositaria de la monumental herencia de los faraones, y Jordania, en la que se despliega la maravillosa ciudad de Petra. Antigua capital de los nabateos, sus construcciones excavadas en la roca y arropadas por paisajes desiertos y desfiladeros deben visitarse por lo menos una vez en la vida.

Desde Jordania, continuaremos nuestro periplo por una tierra conectada con ésta mediante la Ruta de la Seda: el País del Dragón. Con nuestros circuitos por China, podrás empaparte del magnetismo de enclaves como Beijing y su Gran Muralla, el sobrecogedor Ejército de Terracota de Xi’an, el dinamismo de Hong Kong o los futuristas rascacielos que tachonan el barrio de Pudong, en .

Por descontado, China es el lugar idóneo para acceder al País del Sol Naciente. Aprovéchalo para disfrutar de un completo circuito por Japón, que te llevará hasta Tokio, Kioto, capital de la época samurái y a Hakone, desde donde se puede contemplar el monte Fuji, sumido en el abrazo de parajes de gran magnetismo.

En este viaje por Oriente, no puede faltar el subcontinente asiático. Si optas por un circuito por la India, conocerás la capital, Nueva Delhi, el Taj Mahal de Agra y la ciudad santa de Benarés. Además, tomando un avión, tendrás a tu alcance los paisajes de la vecina Sri Lanka y de otros países del Sudeste Asiático, como Vietnam, Indonesia, Camboya y sus templos de Angkor y Tailandia.

Oceanía y América, a tu alcance

Desde Bangkok, la capital tailandesa, podrás volar a Nueva Zelanda o a Australia, el mayor país de Oceanía. Tras ver la Gran Barrera de Coral y ciudades como Sídney o su extraordinaria biodiversidad, caerás rendido/a ante los lugares más paradisíacos de este continente, como la Polinesia Francesa, cuyas playas de arena blanca y aguas cristalinas serán tu mejor aliado contra el estrés.

Desde allí, ¿qué te parecería viajar a Hawái, el lugar más singular de la geografía estadounidense? Después de disfrutar de su clima privilegiado en cualquier época del año, podrás tomar un vuelo que te lleve a la costa oeste del país, con Los Ángeles como ciudad clave. Del mismo modo, y gracias a nuestros circuitos por Estados Unidos, podrás admirar el Gran Cañón o Nueva York, la capital del mundo actual por antonomasia.

Ya de regreso a Europa, y si quieres apurar al máximo tu vuelta al mundo antes de volver a casa, elige uno de nuestros viajes a Londres para descubrir la capital del Reino Unido. Desde el Big Ben hasta la torre de Londres, pasando por el Palacio de Buckingham o la abadía de Westminster, esta urbe reúne todos los ingredientes para enamorar al recién llegado.

Otro tanto podemos decir de la Ciudad de la Luz. Con nuestros viajes a París, disfrutarás las principales atracciones de la sorprendente capital de Francia: la catedral de Notre Dame, el bohemio barrio de Montmartre, la inconfundible torre Eiffel… ¿Se puede pedir más?

Incluso, si quieres empaparte de la esencia de la África subsahariana como colofón, ¿por qué no tomar un vuelo para hacer un imborrable safari fotográfico por el Serengeti?

Aunque somos conscientes de que nos hemos dejado muchas cosas en el tintero, ¿qué te parecen estas sugerencias como punto de partida para embarcarte en la gran aventura de tu vida?

Como decía la famosa canción de una serie infantil de los años ochenta, estás a un paso de iniciar tu vuelta al mundo en barco, en elefante, en tren… y en cualquier otro medio de transporte que precises. Este detalle corre de nuestra cuenta. Y lo mismo ocurre con los hoteles. ¡Deja el couchsurfing para otra ocasión!

¿Preparado/a para emular a los grandes exploradores de todos los tiempos?