Uzbekistán, turismo en el corazón de Asia - Panavisión Tours

Turismo en Uzbekistán

Italia

Uzbekistán, turismo en el corazón de Asia

Madrazas coloridas, espectaculares mezquitas y ciudades Patrimonio de la Humanidad

Uzbekistán, turismo en el corazón de la Ruta de la Seda, en un lugar mágico, donde el desierto de Asia Central da paso a ciudades impresionantes, repletas de madrazas, mezquitas y palacios. Mire donde mire, se encontrara con un exotismo árabe que le maravillará.

Tashkent, la capital, es uno de las ciudades más importantes de Uzbekistán. Turismo en esta urbe le llevará a admirar la madraza de Barakhan, con su espectacular mausoleo, o la de Kubeldash, que impresiona por su portada, totalmente cubierta de mosaicos azules, dorados, blancos y verdes típicos del país.

Khiva, la ciudad de los khanes, es otra de las ciudades a visitar en Uzbekistán. Destaca la ciudadela de Itchan Kala, declarada Patrimonio de la Humanidad. Los grandes monumentos de la ciudad, incluida la mezquita Djuma y sus 200 columnas de madera, se encuentran al abrigo de los muros de la ciudadela. Khiva era la última parada de la Ruta de la Seda en Uzbekistán, antes de partir cruzando el desierto hasta Irán.

Para conocer a fondo la Ruta de la Seda, deberá visitar Samarcanda, una de las joyas de Uzbekistán. Turismo en esta ciudad, Patrimonio de la Humanidad, le llevará a recorrer la plaza de Registán, con sus madrazas gemelas –Ulugh Bek y Sher Dor- cubiertas de mosaicos y con dos furiosos leones custodiándolas.

El mercado de Siyob, también en Samarcanda, le permitirá visitar un auténtico bazar árabe. En sus puestecitos, bajo el aroma de las especias, podrá disfrutar comprando los productos típicos del país. Por supuesto, no olvide regatear para conseguir las mejores gangas en una tradición encantadora.

Bukhara es otra de las ciudades Patrimonio de la Humanidad de Uzbekistán. Turismo en este tesoro de Asia Central le permitirá sumergirse en una de las ciudades medievales mejor conservadas de la región. A lo largo de sus callejuelas desordenadas se agolpan los minaretes de las mezquitas y las coloridas madrazas del siglo XVII.

Uno de los monumentos más importantes de Bukhara es el mausoleo de Ismail Samani, un emir uzbeko del siglo IX. En su arquitectura de ladrillo destaca la preciosa decoración, que le mostrará la exquisitez del arte ornamental árabe de la Edad Media.

Por último, no podrá perderse tampoco Shakhrisabz, una de las ciudades más bellas de Uzbekistán. Turismo en esta ciudad, también reconocida por la Unesco, le permitirá visitar el Palacio Blanco, uno de los edificios que mejor narran el antiguo esplendor de este país. Su portada, recubierta con los clásicos mosaicos que cubren los edificios de Uzbekistán, es una maravilla que no puede perderse.