Shanghai, China al descubierto - Web oficial de Panavisión Tours

Shanghái, China

Italia

Shanghái, China al descubierto

El Jardín Yuyuan y los impresionantes rascacielos, sus principales atracciones

Tradición y modernidad. Estos son de las propuestas que presenta la ciudad de Shanghái, China, al visitante. Adentrarse por sus calles le permitirá hacer un recorrido por todos lo que hay que hacer en Shanghái: desde sus monumentos históricos y los edificios que fueron testigos de su pasado colonial, pasando por sus lindos templos y jardines, como el famoso Jardín Yuyuan, hasta levantar la vista para disfrutar de la visión de las decenas de rascacielos que han dado forma a la parte más moderna de la ciudad.

Llamada la Perla de Oriente, una de las primeras cosas que hay que hacer en Shanghái es visitar el afamado Jardín Yuyuan, en el centro de la ciudad antigua. Desde el muro que limita el espacio de este reciento de 2.000 metros cuadrados, conocido como el Muro de los Cinco Dragones, por las cinco cabezas de dragón que se encuentran en él, hasta la impresionante Piedra de Jade –de 3,3 metros de altura y 72 agujeros naturales-, no sabrá dónde centrar su atención en este jardín que fue diseñado en el siglo XVI. El complejo está formado por una serie de edificios de estilo tradicional entre los que se entremezclan pequeños estanques y jardines que le invitarán a pasear y relajarse.

Después del Jardín Yuyuan, su siguiente parada en Shanghái debe ser el Templo de Buda de Jade, que fue construido para albergar dos espectaculares figuras de Buda esculpidas en jade blanco. Estas dos estatuas, que representan a Buda sentado y a Buda reclinado, aún se encuentran en dos salas distintas del templo. Además en el Gran Salón de la Magnificencia podrá contemplar otras tres imágenes que muestran a Buda en tres diferentes formas. En esta misma sala también se encuentran representados los veinte arhats, los guardianes del budismo.

El momento más mágico para disfrutar del Bund, nombre que recibe el malecón de Shangái, será el atardecer. Además de contemplar algunos de los edificios más representativos de la época colonial –la Aduana de Shangái, el Banco de China, el Banco de Desarrollo de Budong, el Banco de Hong Kong y Shanghái y el Hotel Peace-, podrá divisar como desde ninguna otra parte de la ciudad el Pudong, la zona más moderna de la ciudad, en la que se encuentran gran parte de los más de 8.000 rascacielos de Shanghái.

De entro todos los impresionantes edificios que podrá contemplar desde la otra orilla del río Yangtzé sobresalen la Torre Perla Oriental, con su espectacular diseño con cinco esferas, la Torre Jin Mao y el Shanghái World Financial Center.

Si quiere volver al pasado de la ciudad, una de las cosas que tiene que hacer en Shanghái es visitar el Museo de Shanghái, que contiene algunas de las reliquias chinas más valiosas, en concreto más de 120.000 piezas de distintas épocas. Este museo se encuentra en la Plaza del Pueblo, un espacio que antes ocupaba el antiguo hipódromo, y donde hoy puede ver el Gran Teatro de Shanghái, el Salón de Exposición de la Planificación Urbanística –que se construyó con motivo de la Exposición Universal 2010 sobre urbanismo del futuro- y el Edificio Gubernamental Municipal.

De la Plaza del Pueblo sale la calle peatonal Nanjing, una de las más famosas de la ciudad, donde encontrará decenas de tiendas y comercios en los que podrá adquirir todo tipo de recuerdos y objetos. Todos ellos querrán llamar a su atención con sus grandes rótulos luminosos, una de las señas más características de esta calle.